Usted está en : Portada: Deportes
Martes 6 de enero de 2009
80 años de deporte
Grupo de portuarios sentó las bases de una de las instituciones más sólidas de la comuna

No eran tiempos fáciles para la humanidad ni menos para la economía mundial. La crisis del año 29, que desplomaría los mercados se aproximaba, pero lejos de la Gran Depresión, un grupo de trabajadores portuarios seguía creyendo en los valores que engrandecían a los hombres.

Muy cerca de las instalaciones de la terminal portuaria, en un sector de Barrancas que recién comenzaba a crecer, y encabezados por Gabriel Emos, se fundó el 5 de enero una de las instituciones de mayor tradición y prestigio de San Antonio: el club Esparta.

Centrados en el básquetbol la tienda barranquina alcanzó prestigio en los cestos nacionales, instalando con el correr de los años a uno de los suyos en la cúspide del deporte mundial.

En 1936, César Augusto Carvacho Solar, integró la selección chilena que intervino en los Juegos Olímpicos de Berlín, cita que fue inaugurada por Adolf Hitler.

El "Olímpico" como fue conocido Carvacho en el ambiente del deporte local era uno de los muchos sanantoninos que integraron "un club de carácter familiar y sin fines de lucro, como siempre ha sido", recordó el actual presidente de los espartanos, Luis Abarca.

Pero los cestos no fueron el único imán del club, que comenzó con una modesta cancha de maicillo en el sector de Barros Luco con 5 Norte.

Ramas de atletismo, ciclismo e incluso vóleibol tentaron a los espartanos a practicar deporte en sus primeras décadas.

Hoy el tenis y la natación son los nuevos atractivos de la institución, que dejó su antiguo hogar de Barrancas, para trasladarse hasta la Ruta de la Fruta en la comuna de Santo Domingo.

El básquetbol siempre fue el motor de Esparta. Memorables fueron los campeonatos de Verano, donde la directiva con el respaldo del comercio y privados, traían a jugadores profesionales del baloncesto nacional, para reforzar a los elencos locales.

Fue toda una tradición que se perdió en el tiempo y sucumbió al costo económico del esfuerzo de atraer a las figuras cesteras.

Tras la venta en 2003 del terreno del club, Esparta comenzó una nueva etapa en Santo Domingo. Un megaproyecto deportivo se erigió a un costado de la Ruta de la Fruta, al cual "están todos invitados a participar. Nuestros socios y los particulares", como aseguró Luis Abarca.