Usted está en : Portada: Crónica
Viernes 20 de noviembre de 2009
Terrorífico asalto en el Paso Sepultura
Venía en camioneta a San Antonio y lo interceptaron dos automóviles donde viajaban los hampones. Carabineros está tras la pista de los violentos asaltantes

Rafael Sarmiento

Foto Sócrates Orellana

Instantes de terror vivió un trabajador de 46 años de edad que fue víctima de un insólito y brutal asalto en la Autopista del Sol, a la altura del Paso Sepultura.

De acuerdo a los antecedentes policiales, la víctima identificada como J.R.R. domiciliada en Leyda, conducía a eso de las 17.30 horas su camioneta Nissan desde Melipilla hacia San Antonio.

Nunca se percató de que estaba siendo seguido de cerca por otros dos vehículos, ni menos imaginó los violentos episodios de los que sería víctima momentos después.

paso sepultura

Cuando cruzaba el Paso Sepultura, los automóviles se le cruzaron intempestivamente, obligándolo a detenerse al costado de la carretera.

tres sujetos

De los móviles bajaron tres sujetos que sacaron violentamente de la camioneta al afectado y lo golpearon con un palo en distintas partes del cuerpo.

El trabajador terminó tendido en el suelo, donde otro de los antisociales lo amenazó con un cuchillo, sustrayéndole 133 mil pesos en dinero en efectivo desde uno de los bolsillos de su pantalón y un teléfono celular que mantenía guardado en la guantera del vehículo.

huyen a san antonio

Una vez consumado el brutal ilícito, el trío de hampones emprendió la huida en los dos automóviles en dirección a San Antonio, dejando al trabajador en estado de shock y con severas lesiones en su rostro.

El afectado debió ser atendido en el Servicio de Urgencia del hospital Claudio Vicuña, donde se le diagnosticó contusión frontal izquierda, mientras que tras la denuncia que realizó en Carabineros, efectivos de la Sección de Investigaciones Policiales (SIP) iniciaron las pesquisas a fin de esclarecer las circunstancias del delito e identificar a los autores del mismo.

Se trataría de un automóvil Toyota Yaris blanco y otro vehículo de color celeste, en los que se movilizaban los asaltantes, todos jóvenes, de estatura mediana y contextura media.