Usted está en : Portada: Editorial
Lunes 12 de julio de 2010
La importancia de la educación básica

Señor Director:

Quiero transformar el título de este escrito en una inquietud. Ella nos deriva a una cuestión fundamental y quizás a un Mito originario. Pongámonos por un momento en el lugar ancestral de esos jóvenes y niños cazadores del extremo austral, que escuchaban en cuerpo y alma, los consejos que sus mayores y ancianos les revelaban. Los secretos poco a poco se develaban al tenor de amenas historias y anécdotas comunitarias que desde tiempos ancestrales venían comunicando los sentidos de la vida... ¿cómo ser un buen hombre? ¿cómo ser un buen cazador? ¿cómo mantener vivas las raíces con la Madre naturaleza?. Preguntas que muchos jefes de clan y grandes cazadores deben haber transmitido sin duda a los niños de la tierra.

Han pasado muchos siglos desde esas experiencias sensibles y formativas. Hoy en día, no nos sentamos alrededor del fuego a escuchar a los mayores ni saber como ser un buen cazador de guanacos o ñandúes. Sin embargo, los espacios educativos escolares, y particularmente los de formación inicial, deberían volver a mirar los sustentos de una formación con sentido para los niños y jóvenes chilenos.

En la Educación Básica se sustenta nuestro proyecto país y nuestra educación para el futuro. Puede ser que lo tengamos un poco olvidado, puede ser también que lo tengamos perdido, sin embargo somos un país en permanente proyecto y nuestra tarea como profesores, y en especial, los pedagogos básicos es permitir su descubrimiento y apertura en los niños. El Mito está en el encuentro con el sentido de educar. Con una Educación Básica con sentido, podemos formar niños constructores de proyectos para el sustento de nuestra propia identidad valórica, para cuidar la ciudad y sus alrededores, para la responsabilidad por el medio ambiente y, por sobre todo, para el cuidado por el próximo prójimo. Educar es sensibilizar y constituir lazos de sentido con otros en contacto y con-tacto. Los formadores de profesores básicos tenemos la responsabilidad de mostrar caminos, de forjar destinos, de entregar la mayor cantidad de herramientas ?habilidades, destrezas, competencias- para que nuestro ser y en especial el de ese pequeño ser, que está en los ?más pequeños? se desarrolle sintiendo y pensando su hacer, y por tanto el lugar del mañana. Este es el Mito que tenemos que comunicar, ese el Mito que los profesores de Educación Básica tienen que enseñar. Educar es recordar-nos los unos con los otros que existimos....

Doctor© Jorge Ferrada Sullivan

Director Escuela de Educación

Universidad Miguel de Cervantes