Usted está en : Portada: Crónica
Jueves 7 de abril de 2011
La maldición de la casa que se incendia sola en el cerro Placilla
Se han encendido espontáneamente una habitación, un sillón, prendas de vestir, pasto del patio y el lunes pasado las llamas destruyeron por completo la vivienda

Rafael Sarmiento

Fotos Sócrates Orellana

Flor Hidalgo Carreño (71) llora desconsoladamente mientras recorre una y otra vez en medio de lo poco y nada que quedó de su casa incendiada el lunes pasado.

Parece buscar algo entre los escombros. Parece buscar una explicación. Lo perdió todo. Su casa de madera y todos sus enseres. Pero también perdió la tranquilidad, ya que según manifestó el del lunes no es precisamente el único incendio que ha sufrido su inmueble ubicado al final del pasaje Diego de Almagro en el cerro Placilla.

Asegura que desde enero pasado que en su casa se han registrado extraños episodios. Primero se quemó inexplicablemente una habitación de la casa que estaba deshabitada. Semanas después se calcinó espontáneamente un sillón y días después se incendió un overol que estaba colgado en un alambre en el patio. Después vino un incendio de pastizal, justo al lado de la casa y la madrugada del lunes se registró el siniestro que terminó con años de esfuerzo e historia reducidos a cenizas.

Su nieta, Camila, dice sentir constantemente una enigmática energía en el lugar, cosa que replica su madre, Elsa, quien se limita a decir: "aquí hay algo extraño".

La abuelita recuerda entre lágrimas haber perdido hace dos años a su hijo regalón, fallecido por un cáncer. "El Tagua se lo llevó un cáncer. Me quedaron cuatro hijos vivos, pero no los veo a todos siempre", dijo Flor Hidalgo.

La adulta mayor dijo tener miedo, sentirse deprimida y ahora peor aún, ya que está como allegada en la casa de una de sus nietas, tras el siniestro que le destruyó su casita.

"Aquí están pasando cosas muy extrañas, como si la casa estuviera maldita. Estamos mal sicológicamente", insistió la anciana.

"Aquí, se nota que se está dando eso que se llama piroquinesis. Algo hay, porque aparte de los incendios, que de todas maneras son cinco, siempre se escuchan voces en la noche, pasos o ruidos extraños", dijo Camila, la nieta de Flor.

Ayer, la familia aún no recibía información clara respecto al origen del fuego, aunque no se descarta que haya intencionalidad.

"Fue impresionante. Justo esa noche mi abuelita me vino a acompañar a dormir a mi casa (está al lado de la casa incendiada). Nos despertamos con ruidos súper fuertes; cuando me asomé por la ventana vi un enorme resplandor. La casa de mi abuelita se quemó entera en pocos segundos", dijo Camila, la nieta de Flor, quien no dejaba de llorar, recordando su casa.

damnificada

La abuelita quedó literalmente en la calle y lo perdió todo. Necesita con urgencia una solución habitacional, abrigo y alimentos.

Ayer en la tarde aún no recibía los aportes que el día del siniestro le ofreció el municipio local.

Cualquier ayuda la recibirán a través del celular 9-4240178.