Año XI - Nro. 4351 - Lunes 20 de octubre de 2003

La pizarra de César Vaccia

Habló de fútbol, pero también de la vida y de las enseñanzas que la actividad han plasmado en su existencia. Esa es la pizarra de César Vaccia.

"La vida es injusta", reflexionaba César Vaccia Izami al final de su charla dictada para los técnicos del puerto en la sede de la Asociación de Fútbol de San Antonio. El técnico llegaba a esa conclusión luego de analizar el talento que poseen algunos jugadores y es desperdiciado por sus dueños, al caer en conductas ajenas a la actividad.

El pensamiento de Vaccia se desprendió de una serie de anécdotas que el adiestrador relató, para ejemplificar la actitud de algunos futbolistas con el deporte y las carencias que nuestro fútbol nuestra.

Eran los "5 momentos del fútbol", pero más allá de la enseñanza de movimientos en la cancha o de estrategias, el ideario de Vaccia quedó expuesto ante una escasa concurrencia que tuvo la oportunidad de escuchar y conversar con el ex técnico de la Universidad de Chile y la Selección Nacional.

"Es importante hacer estas charlas. Me preparé para esto. Soy una persona que piensa que puede transferir algunos conocimientos. La gente es la que tiene que evaluar si le gusta este tipo de cosas, para que ellos mejoren en el trabajo de sus propios clubes", explicó el DT.

La carrera de César Vaccia siempre ha estado marcado por la formación en las series menores. El DT comenzó en las cadetes de la "U" y luego pasó al primer equipo y a la selección. Hoy ha vuelto a sus raíces y en San Antonio desarrolla un proyecto de una escuela de fútbol. "Es el inicio de la pirámide. Si trabajamos bien en la base, con chicos de 6 a 12 años, llegarán con menos ripios a los 13 ó 14 años, cuando es la edad de oro del aprendizaje. De allí la importancia de la formación y lo bueno de tener una escuela de fútbol. Cuando la hicimos era para que la gente venga, observe, mire. Pueda sacar algunos ejercicios, vean como se trabaja, de tal manera que lo apliquen en sus clubes", asegura el adiestrador.

Vaccia se ve contento con el trabajo que está implementando en San Antonio. Los 54 menores que están a su cargo lo llenan de satisfacción, pero Vaccia hace un llamado a los clubes a explotar esta faceta de la formación. "No es necesario tener un gimnasio o una cancha. Con un pequeño espacio y los conocimientos que tenga un profesor, perfectamente pueden mejorar", explicó.

El trabajo que está desarrollando César Vaccia no ha estado ajeno a las críticas. Muchos se quejan de la inversión que se está haciendo en esta escuela de fútbol, en desmedro de otros proyectos deportivos. "Tengo 140 niños, 140 familias que gozan con esta actividad. Son 140 niños que no podría presupuestarlo, pero son 140 posibilidades menos de droga, alcohol y sedentarismo. Además, y lo digo sin ninguna arrogancia, no sé si en este país, cualquier ciudad puede tener a cargo de su escuela a un seleccionador nacional, a un instructor de la Federación de Fútbol de Chile, a un campeón con la "U" tres veces. Entonces, no sé quién se puede dar el lujo en Chile de desperdiciar a un persona con esas características. La gente que está ahí es profesional, que ha estado en selecciones y clubes profesionales. Es un equipo de lujo", se explayó el entrenador, que por estos días sigue realizando su labor con la escuela de fútbol municipal.

 

Volver